La Triple Llama

La Triple Llama

El canto inicia admirando las maravillas de Dios a la Magna Presencia Yo Soy, a la Triple Llama Azul, Amarillo y Rosa brotando del Corazón, adorando a la Bondad Infinita, Misericordia y Perdón de Dios, al Corazón Divino que llena de Amor a la Tierra, a toda Vida y a toda cosa. Admirando al Azul de la Voluntad Divina, Amarillo, Amor y Paz, al Rosa de la Adoración, en conjunto la Triple Llama Azul, Amarillo y Rosa. Llama aquí a la Presencia de los Arcángeles Miguel, Jofiel, Chamuel, Gabriel, Rafael, Uriel, Zadquiel, pues  la Tierra es su morada en toda Vida y en todas las cosas. Con un sentimiento de gran gozo, agradecimiento, y amor infinito hacia la Divinidad invita a cantar y alabar a la Misericordia de Dios, que en su Infinita Bondad nos cubre con su Perdón, y también a cantar al Fuego Transmutador. Recordando que el creador nos hizo con Gran Pureza, Amor y Verdad.

Anuncios

Gracias Yo Soy

 Gracias Yo Soy

   Este es un canto de agradecimiento a Dios por el instante presente, por el día, por la esta vida en la que estamos encarnados, por los cuerpos que usamos, por las familias en las que nacemos y/o nos desarrollamos, por la abundancia que nos provee. Agradecimiento por la Armonía, por la sonrisa, por la Dicha que experimentamos, por la Belleza, por la Pureza, por la Tierra el planeta que habitamos. Agradecimiento por toda alma que existe, por todo Ángel, por toda estrella, por todo Sol, por toda Vida que se manifiesta en cualquier parte en el universo, por todo el Reino a través de todas las esferas o dimensiones de manifestación, por toda Gracia que Dios expresa en todo su Reino, da  las gracias al Gran Yo Soy.

El sentimiento de Gratitud hacia nuestro creador nos inunda de Bendiciones y nos enlaza con Él, para fortalecer nuestra unidad con nuestra Fuente, y afirmar así nuestra consciencia en la unidad hacia todos. Nos ayuda a salir de la visión de carencia y nos permite ver la Riqueza de la Creación que está ahí para usarla. Nos hace sentir Amor y Dicha que es como un canto de Armonía que se entona constante alegremente en nuestro corazón.

Yo Soy en mi Templo

Yo Soy en mi Templo

   Este canto es un llamado al Yo Soy en nuestro templo (que es el cuerpo físico) anclado en el corazón, al Dulce Corazón, a la Triple Llama que Yo Soy, Dios que es nuestro sustento de Vida, a nuestro Creador, al Dios que es nuestro Salvador, al que finalmente le pedimos toma estos mis cuerpos porque en verdad le pertenecen y decidimos entregarle a ella el mando para que sea Su Voluntad, su Magno Saber lo que emane solamente de nosotros, porque nos sentimos impulsados a manifestar solo su Amor. Y la Hermosa Presencia contesta “Yo Soy la Verdad, la Vida y el Bien que son en el Reino, Magno Corazón, Eterno Latir Amoroso y Tierno, Yo Soy Corazón, Irradiando Amor Bendiciendo al Reino, Antorcha Yo Soy el Fuego Violeta libertando, Bendiciendo y Amando a mis Fuegos.”

¡Se imaginan! llamar a nuestra Amada Presencia y sentir, ver o escuchar su respuesta así, como lo suelen narrar los Maestros Ascendidos, con toda Su Majestuosidad, Amor, Indescriptible Belleza, Irradiando tal Luz, Poder y Autoridad, que quedemos más que pasmados, asombrados, conmovidos hasta las lágrimas de dicha y agradecimiento por tan Excelsa manifestación de Magnanimidad. Busquen a esta Maravillosa Presencia, llámenla, dense la oportunidad, conectándose con el sentimiento en este canto o en alguna otra forma, de sentir el arrobo de su Radiación.

La Luz de la Verdad

 La Luz de la Verdad

   Este canto es un panorama de la entrante Era Dorada, decreta que  la Luz ya está aquí, la Luz de la Verdad, del verdadero Amor, de la Felicidad y por tanto el mundo cambiará, todo será una vida mejor, la maldad no existirá, tampoco el dolor, no habrá envidia, será algo totalmente superior y la humanidad finalmente vivirá  gozosa al tener semejanza de Dios. El mundo será  un paraíso, la vida entre los humanos será fraternidad, buscando solo alcanzar la Divina Perfección y vivir así en la Creación Eterna.

Por la Gracia de Dios

Por la Gracia de Dios

Es un reconocimiento de que por la gracia de Dios tenemos la existencia y todo lo que somos y podemos ser, ante lo que es y puede llegar a ser en la manifestación. Por la Gracia de Dios el Yo Soy es la Vida en nosotros, nos la da continuamente y anima este cuerpo. El Yo Soy es la Felicidad en nosotros expresándose. Por la Gracia de Dios su Omnipresente abundancia se manifiesta, al reconocer “todo lo tengo”. Por la Gracia de Dios Yo Soy es aquí, en nuestra consciencia y mundo externo, el se puede expresar a través de nosotros. Por la Gracia de Dios también tenemos el gran privilegio de Amar y Bendecir, de experimentar el gozo que ello nos trae. Por la Gracia de Dios vemos la Felicidad en los otros manifiesta en su sonrisa, y sabemos que ahí también está la Gracia de Dios. Por la Gracia de Dios todo es Perfecto, pues Yo Soy es aquí y cuando tenemos la consciencia de esto percibimos la Perfección en todo. Por la Gracia de Dios, también El se manifiesta en los elementos, fuego y tierra, viento y mar, en los soles, en las estrellas. Por la Gracia de Dios Yo Soy deja su expresión como una inherente y hermosa fragancia que es la Paz, irradiada en toda su manifestación, incluyéndonos. Esta canción puede comunicarnos el sentimiento de lo que significa experimentar la maravilla de la Gracia de Dios en nosotros, el ser transmisores de lo que El es, de su Voz, de su expresión, el sentirnos uno con nuestro Amado Yo Soy.

El Creador de la Vida

El Creador de la Vida

   Es un canto de admiración ante las maravillas de la existencia, revela la sabiduría del Creador manifiesta en la perfección de su obra, contempla la maravilla y belleza de los cuerpos, observa en la creación que Dios produce con gran abundancia. Comprende que la casualidad no existe, discierne que la causa y efecto es una Ley que nos rige. Y descubre que el Creador de la Vida es en todo allá, aquí, en ti, en mí, en la tierra, en las aguas, en los fuegos, en los vientos, en el éter, aquí y en todo su reino Dios está; y finalmente el sentimiento que emana de esta canción nos hace intuir que es un reino infinito rebosante de fascinación, como su Creador,  mucho más inmenso y maravilloso de lo que hasta ahora podemos conocer.

Dios Eterno

Dios Eterno

   Es un canto de adoración al Padre Yo Soy, reconociendo que aquí y en todas partes es el reino de Dios y en la gran sinfonía del todo se  suma la voz del que canta, admirando lo sublime de la Luz, la vida y el Amor; y por ello da gracias y glorias al Gran Creador. Ve la Misericordia de Dios que llena la Tierra y  la Belleza depositada en ella. Canta con el Alma y el Corazón a este Gran Dios, reconoce que todos sus cuerpos son Creación Divina, y en su éxtasis le habla a los elementos, tierra, agua, viento y fuego, para juntos dar las glorias al Padre y Madre, al Dios Eterno.